EL ARCHIVO AUDIOVISUAL DE LA DIPUTACIÓN DE PONTEVEDRA

36 Arquivo Pontevedra 1

Conocí a los responsables de la revista A Cuarta Parede hace tres meses, en el seminario sobre crítica audiovisual celebrado en la última edición del Play-Doc. Hablamos entonces de la posibilidad de escribir sobre el trabajo que hacemos en la Sección de Fondos Audiovisuales del Archivo de la Diputación de Pontevedra, por lo que este artículo pretende presentar nuestras actividades y servir de declaración de intenciones sobre lo que aspiramos a ser. Hace falta, no obstante, comenzar con algunas notas sobre el origen de la sección, su recorrido y sus fondos.

Nuestra función, como institución relacionada con la conservación del patrimonio cultural, es gestionar con eficacia la documentación relacionada con la memoria, para salvaguardarla y divulgarla ante la ciudadanía. Intentamos poner en valor esta documentación como herramienta indispensable para expresar la identidad personal y colectiva frente a la amenaza del olvido, con la intención de conservarla a través del tiempo. Por eso, recogemos materiales en formato audiovisual ligados al contexto gallego, sin entrar en limitaciones territoriales y sin preocuparnos por las terminologías: a fin de cuentas, en estos tiempos de hibridación a todos los niveles, entendemos que, siendo una institución de la cultura como las bibliotecas, los museos o los demás archivos, debemos pensar únicamente en darle una respuesta de calidad a los usuarios que se pueden interesar, desde cualquiera sitio y por múltiples vías, por nuestros fondos.

La sección fue creada hace más de una década, en 2004, con el objetivo de gestionar los fondos audiovisuales generados por la propia Diputación de Pontevedra, respondiendo inicialmente a las funciones propias de archivo de esta institución. De forma paralela, y al amparo de la Convención de la Unesco para la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial, se contempló también la posibilidad de abrir una nueva línea de trabajo en vista del desarrollo imparable de los soportes audiovisuales. Así, se diseñó una estructura en tres partes, identificadas a su vez con tres tipos de fondos: un fondo sonoro y musical, que en la actualidad contiene más de 12.000 registros, y está constituido en buena medida por grabaciones antiguas de alto valor patrimonial (cilindros de cera, rollos de pianola, discos de 78 RPM, etc.); un fondo gráfico, con más de 50.000 referencias, que abarca la totalidad de soportes desde comienzos del siglo XX hasta hoy (fotografías, fotolitos, vidrios, postales, diapositivas, carteles, etc.); y por último, un fondo de imagen en movimiento, o fondo fílmico, que es lo que nos ocupa en este texto.

Este último fondo reúne en la actualidad cerca de 4.000 referencias en diferentes formatos y soportes. Buena parte son grabaciones generadas por la propia Diputación, referidas a sus reuniones oficiales o a los actos, jornadas, conferencias, exposiciones y demás eventos que ha organizado en el pasado, así como a los materiales creados desde sus gabinetes de prensa y comunicación. Son fondos grabados en diferentes formatos desde los años 80, que ahora se encuentran digitalizados y abiertos a la ciudadanía: al igual que llevamos años cediendo fotografías y materiales gráficos para exposiciones, publicaciones digitales o trabajos editoriales, estamos seguros de que estas grabaciones pueden ser también interesantes como metraje para cualquier trabajo audiovisual.

36 Arquivo Pontevedra 3

Más allá de estos fondos institucionales propios, también recogemos y conservamos distintos fondos audiovisuales gallegos –o relacionados con Galicia– en todo tipo de formatos: largometrajes, cortometrajes, documentales, trabajos de videocreación o videoarte, programas y reportajes televisivos, etc. Las tipologías en las que conservamos estos fondos, sean institucionales o externos, son de nuevo muy variadas: filmes de 8, 16 y 35 mm, cintas magnéticas, U-matic, VHS, Beta, MiniDV, DVD, Blu-ray, archivos digitales… En este sentido, mantenemos desde hace dos años una política estable de ingreso de fondos, ofreciendo a los creadores la posibilidad de archivar sus trabajos para que estén disponibles para la consulta de investigadores y ciudadanos, respetando siempre sus derechos de propiedad intelectual. Así, en el último año y medio ampliamos de manera singular nuestro número de registros a través de la colaboración de un bueno número de creadores que nos han cedido sus obras. (1) Hace falta destacar que los materiales que más nos interesan son aquellos que están más alejados de los circuitos comerciales, como los documentales, los cortometrajes, el cine experimental, el cine de animación, las webseries y los formatos nativos en red, así como el cine aficionado o las vanguardias creadoras de los años 70.

Toda esta actividad, sin embargo, no tendría sentido sin nuestra voluntad de trabajar por la difusión de estos materiales. Ante este reto, la incertidumbre de los entornos sociales, económicos y políticos no debería resultar un problema; al contrario, debería reforzar el rol moderno del archivo como gestor cultural: el archivo que queremos y en el que creemos debe ser dinámico, creativo y abierto al encuentro con el usuario, sobre todo con unos usuarios que se expresan en lenguajes muy alejados de los propios de los archivos tradicionales, y para los que nuestro archivo puede suponer una referencia atractiva. Por eso, estamos pensando en el desarrollo de algunos espacios de colaboración con los creadores, alrededor de actividades como la presentación de nuevos trabajos, un programa editorial de compilación de cortometrajes o documentales, o una programación anual estable que abarque diferentes temáticas y formatos.

Otra idea en la que estamos trabajando es la creación de sinergias con instituciones audiovisuales ya consolidadas, aprovechando su fuerza y visibilidad, con la idea de darle apoyo y, ante todo, difusión a sus actividades: pueden ser festivales y certámenes audiovisuales (entre los que algunos ya están siendo apoyados por la Diputación), cineclubes y asociaciones culturales, escuelas universitarias y de formación profesional, etc. Nosotros, más del que ser una alternativa a otros centros culturales, lo que queremos es dotarnos de una personalidad y singularidad propias para ofrecer un servicio público de calidad. Por eso, cuando queráis, os esperamos.

(1) Algunos de estos creadores que en el último año y medio cedieron trabajos a nuestros fondos son, por ejemplo, Alexia Muíños, Aitor Rei, Alberto Lobelle, Ángeles Fazáns, David Hidalgo, David Varela, Hugo Amoedo, Iván Castiñeiras, Óscar Galansky, Edu Lavandeira, Lois Blanco, Lucía Estévez, Lucía Vilela, Diana Gonçalves, Mariano Casas, Adriana Páramo, Antonio Caeiro, Gutier Rolán, Darío Autrán, etc

Share SHARE

Comments

comments

Deixa o teu comentario