DOMINIC GAGNON: “SIN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA NO SERÍA NADA”

Poco después de que termine su masterclass durante el Play-Doc, asalto a Dominic Gagnon con la idea de entrevistarlo pero non de una forma tradicional. “¿Cómo lo has pensado?”, me pregunta; “Aún no lo sé: ¿grabarnos con los móbiles?”. Dominic acepta sin dudarlo. Unos días después me cito con el en la entrada de su hotel y charlamos brevemente sobre la idea de la entrevista filmada, como hacerla, etc. “Es extraño para mí, ¿sabes? Ya no estoy acostumbrado a filmar con una cámara”. Durante los siguientes minutos, filmo con mi móvil a Dominic Gagnon respondiendo a mis preguntas en macarrónico inglés mientras Dominic me filma a mí.

Tus películas trabajan mucho sobre la autorrepresentación: usas clips de Youtube para enseñar como la gente se autorrepresenta. Qué crees que es más interesante, que ya no miremos a nuestro alrededor o que nos miremos una y otra y otra vez a nosotros mismos?

Para mi… Yo siempre digo que no hago películas sobre la gente, sino sobre gente que se filma a si misma. La cámara es el sujeto de la película, está integrada en nuestra vida. Ahora mismo yo te miro en la cámara o en la vida real y para mi está bien. Podríamos estar en Skype, a distancia entre nosotros podría ser mucho mayor hasta el punto en que yo ya no te viese a ti. Pero ahora necesitamos que la tecnología nos ayude. Podríamos usar Skype si estuviesemos a kilómetros uno del otro, pero entonces tendríamos que documentarlo, verlo… A veces sabemos porque está pixelado… la calidad de las imágenes o el sonido te dan una pista sobre la fuente de la que procede la imagen. Pero yo tengo tu imagen aquí, y tu imagen frente a mi, y creo que es más interesante para mi mirarte a los ojos. Es extraño que tengamos la oportunidad de hacer esto, poder comparar.

¿Cuándo editas las películas, como juntas las piezas? Buscas temas, ritmo, movimiento…

Sin los motores de búsqueda no sería nada. Por ejemplo, si quiero hacer un documental sobre ti, ¿cómo procedería? Intentaría saber cual es tu nombre completo y después lo buscaría en un motor de búsqueda. Ahí atoparía un monton de información. Si tengo suerte, encontraría un canal. Quizás tengas un canal de Youtube…

No, pero si un Vimeo.

Entonces, llegaría ahí y encontraría otras palabras clave. Podría ser tu profesión, o el lugar donde trabajas, si tienes una pareja… Y después seguiría y cuando encontrase algo interesante sobre ti, lo guardaría para ir construyendo una masa crítica, un volumen de imágenes sobre ti, información, y entonces trataría de encogerlo y hacerlo cine. Suspense, drama, las mismas técnicas que se usan en el cine. Pero mi fuente es la web, esa es mi cosa: retratar a la gente a través de su propia representación.

Yo trabajo también editando vídeos que no son míos. Y lo que encuentro más difícil es parar de recoger material para los vídeos. ¿Cómo haces tu para dejar de buscar vídeos?

Esto es… Para conseguir lo que yo hago creo que hace falta mucha disciplina. Y yo no tengo tal cosa (ríe). Parece disciplina pero es más una obsesión: soy un maníaco. Estoy en internet y es muy adictivo, pero llega un momento en el que se me funde un fusible y digo “no puedo hacerlo mas”. Y en ese momento dejo de buscar materiales. Me puede llevar meses llegar a ese punto. Pero cuando me doy cuenta de que llegué al límite, mi límite físico, entonces me todo un descanso y voy a mis instalaciones de edición…

Tu cabaña en el bosque.

Sí, donde no tengo conexión a internet y tengo que trabajar con lo que tengo. Tengo un disco duro con cientos de GB de materiales y sigo teniendo… es como un yonqui, sigues queriendo clicas y ver más vídeos pero no tienes acceso a internet, entocnes tengo que ver lo que tengo. En el pasado lo tenía que grabar todo, tenía que poner una cámara delante del ordenador y grabar todo. Después de eso, empecé a usar un software de captura de pantalla. Y ahora simplemente las descargo. La mayor parte de las cosas que descargo ni siquiera las veo, ¿sabes?

Encuentro un vídeo de ti, por seguir con el ejemplo, un vídeo de ti esquiando. Vale, no necesito verlo ahora mismo entero. Hay todo tipo de sorpresas cuando los veo porque tu puedes estar esquiando pero puede ocurrir algo más. Y entonces descubro algo, me excito como si estuviese navegando por la red. Y puedo seguir así durante meses, con cientos de GB. Puedo estar seis meses trabajando así. Es como pescar: vas a pescar y vuelves con muchísimos peces; después te tienes que tomar un tiempo para limpiarlos, prepararlos, hacer filetes, congelarlos, decidir que haces con una parte o la otra. Es realmente un proceso muy natural para mi, simplemente que la acción primera es inusual.

Es nuevo. Hace diez años no teníamos tanto acceso a vídeos en la web. No eran tan populares porque los móviles no eran tan efectivos. Ahora es increíble porque tu vas a subir estas imágenes a la red y yo seré capaz de robarlas y nadie sabrá que fueron a través de internet porque la definición es tan buena… Es una nueva era para mi. Si quiero tener una montaña en mi película solo tengo que teclear “montaña” y buscar la mejor calidad y es como si yo la filmase.

Pero ahora que tenemos la definición más alta en el móvil, ¿no crees que es imposible olvidar? La calidad es tan buena que no hay pérdida de información, estamos, como decirlo, cavando un hoyo al que seguimos lanzando y lanzando imágenes para guardar.

El problema que tenemos ahora es que estamos a filmar más tiempo del que tenemos para visionar. Y es así como las cosas se pierden. A veces, en mis pensamientos más profundos, pienso “si filmamos tanto y como humanos no tenemos tanto tiempo para verlo todo, ¿quién lo va a hacer?”. Y creo que será la Inteligencia Artificial. La Inteligencia Artificial necesita información para comprenderlo todo. Puede calcular realmente rápido, puede leer emociones como éstas, así que podría saber si me caes bien o no. La Inteligencia Artificial podría saber donde estamos, porque puede leer el menú que tienes detrás.

O la señal del hotel que tienes tú detrás…

Nos puede geolocalizar y toda esa información, toda esa metadata, será usada para otro uso, quizá algo que no nos compete. Y me pregunto, por qué grabamos todos esos tutoriales, como arreglar unas gafas, un coche, como traducir… Los humanos estamos digitalizando todo, cualquier pedazo de información; y sabemos de sobras que no seremos capaces de integrarnos a ese nivel. Nuestro cerebro no está adaptado, nuestra vida no es lo suficiente larga como para visionar todo eso. Entonces lo hacemos por la Inteligencia Artificial. Estamos alimentando una máquina que llegará un punto en el que nos domine. Porque lo sabrá todo. Será como una entidad semejante a dios: lo sabe todo, está en todos los lugares.

El único problema de todo esto es que sería un proyecto hermoso si no fuese propiedade de compañías privadas, como Google. Esto es una mierda, y nunca lo diremos lo suficiente. Tenemos que ser muy responsables en la forma en la que alimentamos a esa bestia; tenemos que tener mucho cuidado con la información personal que dejamos que sepa está máquina y no olvidar en que somos los mejores y es en ser creativos y empáticos. La máquina no puede hacer esto.

Son tiempos excitantes para los artistas porque estamos definiendo lo que será el futuro de la condición humana. ¿Seremos felices? ¿Encontraremos un sentido a la vida? Estamos en la primera línea de los humanos, porque podemos estar sin trabajar y definir nuestra vida a través de nuestros trabajos. La automatización llegará: una máquina hará el café, los coches se conducirán solos…

Pero, ¿por qué construímos una máquina que nos va a dominar?

Siempre hicimos eso.

¿Pero por qué?

Es la naturaleza humana. ¿Por qué reactores nucleares? ¿Por qué misiles? Por qué trabajamos sobre viajes en el tiempo? Podríamos colonizar Marte pronto y convertirnos en una especie interplanetaria. Es una época muy excitante y necesitamos ese apoyo tecnológico. Entonces, ¿por qué lo creamos? Por supuesto que hay dinero por detrás, mucho dinero, pero sería tan bueno hackear Google y hacerlo ridículo.

Quizás pueda ser tu siguiente proyecto.

Bueno, la máquina ya lo sabe, así que me joderá pronto (ríe).

Una máquina de Google sabe que vas a hacker Google.

Sabe que me voy a convertir en un enemigo de la empresa (ríe).

La última pregunta. La máquina sabe todo y te dice las sugerencias para ver después de los vídeos de Youtube. Si al finalizar este vídeo saliesen las sugerencias, ¿qué crees que saldría? ¿Los mejores momentos de Donald Trump?

(pausa) Probablemente sería otra entrevista, porque estes días hice muchas (ríe).

¿Pero alguna como ésta?

No, ninguna como ésta.

Share SHARE

Comments

comments

Deixa o teu comentario