INTERSECCIÓN 2020: HIPOCAMPO Y RADICALIDAD

4 apuntes que atraviesan Lume e Inside the Microtubule, dos piezas de la sección Galicia del Festival Intersección 2020.

Captura de ‘Inside the Microtubule’, recogida en el Instagram de Judith Adataberna

Imagen mental e imagen física

En el enfrentamiento a cualquier imagen se genera una imagen interior. Es decir, ante una imagen exterior a nuestro cuerpo humano -una imagen física- hay una proyección interna, de forma que los conceptos de imagen física e imagen mental entran en relación. 

Lume nace del estímulo de encontrar una superficie en la que proyectar una imagen, del encuentro de Alberte Pagán con unas raíces que conforman un cuerpo rectangular (al estar en una maceta con esta forma). Pensando en «radicalidad», Alberte proyecta y materializa sobre estas raíces la imagen-registro de una manifestación antifranquista en Compostela. Así, esas imágenes guardadas, medio olvidadas, del 2007 vuelven a nosotras, se visualizan físicamente, apelando a la acción política.

«Las imágenes del recuerdo y la fantasía surgen en el propio cuerpo como si fuera un medio portador viviente».

Hans Belting [1]

La idea de imagen interior se conceptualiza en la pieza de Judith Adataberna. Hay un traspaso de las imágenes del cerebro de su abuela, sus recuerdos, a los cuerpos de las espectadoras, también en forma de imágenes interiores. Judith no representa estos recuerdos, no exterioriza la representación, es la voz del cuerpo que porta estas imágenes -el relato de la abuela- quien provoca las imágenes mentales de quien está viendo Inside the Microtubule. En lugar de ver la representación de los recuerdos, somos testigos del cuerpo de Judith, que porta también estas imágenes interiores de la abuela, ya que recapacita sobre ellas mientras sube una montaña. 

Cuerpos y medios

El camino de acceso a los vestigios de la memoria de la abuela de la autora se hace por medio de una cámara-cuerpo que da testimonio a la acción de la cámara -que ahora es el cuerpo: la cámara produce imágenes a un tiempo parejo al del cuerpo que la carga. La acción se acompasa de imágenes de neuronas del hipocampo, hechas con la técnica de z-stacking. De esta manera, Judith enseña el aparato perceptivo en el que todavía se forman los recuerdos de su abuela atacados por la demencia, destapando el medio físico y anatómico por donde viajan estas imágenes en el cuerpo. 

En Lume la imagen se corporaliza en las raíces. Las raíces son la materialidad en la que las imágenes se proyectan y lo que les confiere textura y plasticidad. Esto hace que adquieran cierta abstracción, provocando un sentido connotativo. Así, no solo se desvela la superficie de proyección, sino que este medio portador también conforma las imágenes de la manifestación, otorgándoles un nuevo significado simbólico. 

Vida y muerte

La manifestación de ese 20 de noviembre del 2007 se celebró como contra-respuesta a las manifestaciones franquistas por el aniversario de la muerte del dictador. Un asesinato alimenta la manifestación que ahora vemos sobre las raíces. De la muerte de Carlos Palomino surge la vida del fuego, avivando la hoguera. 

Ese 20 de noviembre Compostela le rendía homenaje al joven que cogió el metro el día 11 para protestar contra la manifestación xenófoba a la que acudía su asesino: de ahí la coincidencia en el vagón.

El rescate de esta grabación por parte de Alberte es una resistencia a la desaparición del asesinato en el imaginario colectivo. Nótese que algo pervive si sus imágenes están presentes entre nosotras. En esta línea, hay una serie de acontecimientos dignos de estudio derivados de la presencia de ciertas imágenes de los hechos. Pues el acceso a las imágenes del metro donde el asesino clava su navaja en el pecho de Palomino sirvieron de culto a individuos y colectivos radicales ultraderechistas. Las imágenes de Pagán, que vuelven a traer la respuesta antifascista, tienen un carácter -radicalmente- opuesto. 

En Inside the Microtubule los recuerdos aislados son la resistencia a la muerte. El funcionamiento neuronal intermitente se apega a la vida, pero augura la muerte; los microtúbulos se deshacen por hiperfosforilación en la demencia provocando la muerte neuronal.

La luz como impulso

Es obvio que en toda imagen hay luz, no obstante, en estas dos piezas hay además cierta referencia lumínica. Pues la fuerza de Lume reside en la proyección de luz sobre el soporte orgánico, que es lo que genera plasticidad en la imagen.

La voz de las manifestantes en un grito colectivo conjurando «lume, lume, lume» junto con la luz de las farolas superponiéndose en las raíces genera la imagen del arder, la luz consigue prender fuego al soporte. 

Si hablamos de luz en Inside the Microtubule no podemos olvidar que es la que permite la imagen, ya que percibimos sus formas en la noche, hasta que se llega a un punto en que únicamente es a través de estas formas por lo que podemos seguir la acción del cuerpo en camino. En el momento en que la linterna se enciende comienza la película y es la linterna la que dibuja la figura humana en la oscuridad de la noche.

En ambas piezas ante el impulso lumínico las espectadoras conseguimos atisbar la unidad del mensaje, conectándonos a ese viaje de luz neuronal del recuerdo o al impulso motor del arder de la colectividad frente a un asesinato fascista (DEP Carlos Palomino, acuchillado por un neonazi en el metro de Madrid).

Captura de ‘Lume’, recogida en la página web de Alberte Pagán

________

  1. BELTING, Hans. Antropología de la imagen. Barcelona: Katz Editores, 2002. Pág. 17.

Comments are closed.