HOMO HOMINI LUPUS

En toda la figura de Werner Herzog y, por supuesto, en su cine, podemos ver un barniz constante que es la presencia de la muerte. Siempre está ahí, desde las aventuras de distintos conquistadores de inutilidades en dsitintas selvas y territorios salvajes que marcan sus películas con Klaus Kinski hasta ese pingüino nihilista de Encounters at the End of The World (2008) que se aventura hacia las hostiles montañas Antártidas conociendo su fatal destino. En este vía crucis... Ler máis