LA GALERÍA EN PAPEL. RESEÑA DE ‘LABORATÓRIO CINEMÁTICO. SOLAR, 10 ANOS’

33 Laboratório Cinematico. Solar, 10 Anos

Un libro, un objeto, un recuerdo. La publicación Laboratório Cinemático. Solar, 10 Anos (Nuno Rodrigues & Daniel Ribas, eds., 2016) recoge una serie de materiales que dan cuenta de las actividades desarrolladas durante la primera década de existencia de Solar – Galería de Arte Cinemática. Este proyecto surgió a partir de la sección ‘Work in Progress’ del festival Curtas Vila do Conde ante la necesidad de crear “un espacio de cuestionamiento de los problemas entre la sala de cine y la galería cinemática”, como explica Nuno Rodrigues, co-director del festival, en el prólogo de este libro. La galería se convirtió así en un lugar intermedio, en el tiempo y el espacio, en donde se proyectan obras durante todo el año sobre todo tipo de superficies, sin recluir las imágenes exclusivamente en cubos blancos (white cubes) o cajas negras (black boxes). Este espacio parte además de un viejo edificio en ruinas –el Solar de São Roque, en el casco histórico de Vila do Conde– cuyo pasado ayuda a potenciar el componente espectral de las imágenes expuestas.

El libro, generoso en ilustraciones, desprende un aroma a tinta que puede evocar, por un momento, el olor a celuloide: abrir el libro es así como entrar en la galería y encontrar un proyector analógico funcionando. Quizás, por eso, la primera sección del volumen, titulada ‘Arquivos’, está dedicada a documentar los trabajos que emplearon el celuloide como soporte, como la exposición inaugural de la galería, ‘Revisitations’ (2005), de Christophe Girardet y Matthias Müller, dos viejos conocidos del Curtas Vila do Conde – Müller, por ejemplo, había ganado diez años antes el Gran Premio de la Competición Internacional con su trabajo Alpsee (1995). La segunda sección del libro, ‘Histórias’, agrupa por su parte aquellos otros trabajos con mayor componente narrativo; mientras que la tercera, ‘Intervenções’, supone un registro de aquellas instalaciones concebidas para interactuar con el espacio urbano de Vila do Conde. La cuarta, ‘Construções Cinemáticas’, es por último un inventario de aquellas exposiciones que exploraron las posibilidades espaciales de la galería a través de esculturas audiovisuales, proyecciones performativas y algunos instrumentos insólitos, como el coche accidentado de la instalación ‘Boy Meets Girl / Girl Meets Boy’ de João Rubio, una doble referencia cinéfila a Boy Meets Girl (Leos Carax, 1984) y Crash (David Cronenberg, 1996).

Instalación 'Waterfall' (Apichatpong Weerasethakul, 2006)

Instalación ‘Waterfall’ (Apichatpong Weerasethakul, 2006)

Un libro, cuatro secciones, veintitrés exposiciones y veintisiete autores. Muchos materiales para poco más de doscientas páginas. Por eso, la organización del volumen en dos partes, opuestas y complementarias, resulta sin duda un acierto de diseño y de discurso: el primer bloque es una antología de textos, escritos con tinta negra sobre páginas en blanco; mientras que el segundo es una colección de imágenes a todo color, impresas sobre fondo negro. Textos e imágenes, cubos blancos y cajas negras, para pasar páginas adelante y atrás como quien pasea por los distintos espacios de la galería.

 Los textos adoptan formas muy diversas: muchos proceden de las hojas de sala, algunos están firmados por los propios creadores (Christophe Girardet, Matthias Müller, Gustav Deutsch, Peter Tscherkassky), y también hay un buen número de entrevistas (con Bill Morrison, Tsai Ming-liang, Ben Rivers & Ben Russell, Lois Patiño, André Cepeda, etc.), algunas declaraciones (Filipa César) e incluso un diálogo entre artistas (Miguel Palma & Pedro dos Reis). Buena parte de estos autores cuentan ya con un reconocido prestigio internacional, y algunos, como Tsai Ming-liang y Apichatpong Weerasethakul, han construido su carrera con un pie en el cine expandido y otro en el cine de ficción. Muchos son nombres habituales del Curtas Vila do Conde, en donde han ganado premios antes o después de sus exposiciones (Girardet, Müller, Tscherkassky, Rivers, Tsai), y algunos han expuesto aquí por primera vez su obra en un espacio museístico, como Peter Tscherkassky con la exposición ‘Frame by Frame’ en 2006.

La colección de imágenes, tan lisas y brillantes que da gusto acariciarlas, muestra casi siempre las piezas expuestas en el contexto de la galería. Hay que destacar, por ejemplo, la instalación ‘It’s a Dream’ (Tsai Ming-liang, 2009), concebida para la exposición colectiva ‘No Cinema’: una proyección de un cortometraje rodado por el propio cineasta en el interior de un viejo cine malayo que los visitantes podían ver sentados en unas butacas procedentes de ese mismo cine. Otras imágenes presentes en el libro que tienen un gran poder de fascinación son los viejos fotogramas quemados y borrosos de Bill Morrison incluidos en la exposición colectiva ‘Film’ (2013), o el registro de la instalación efímera ‘T. D., Transmissão Directa do Relógio da Igreja Matriz de Vila do Conde 2008,’ de João Penalva, en la que se podía contemplar, en tiempo real, el interior del mecanismo de un reloj situado a 300 metros de la galería.

Light is Calling (Bill Morrison, 2004)

Light is Calling (Bill Morrison, 2004)

Esta última obra muestra el fuerte vínculo que existe entre la galería y su entorno, como ocurre también en otras piezas que dialogan con la memoria cinematográfica de Vila deo Conde –la instalación ‘Onde o Coração se Esconde’ de Miguel Clara Vasconcelos, 2015-2016, realizada a partir de la recuperación de las imágenes encontradas en decenas de bobinas de celuloide guardadas en la ciudad– o con los espacios rara vez representados, a veces incluso olvidados, del Gran Porto – la exposición fotográfica ‘Moving’, de André Cepeda, sobre los paisajes anónimos y cotidianos de los extrarradios de la ciudad. Más allá de los trabajos de Penalva, Vasconcelos y Cepeda, el volumen refuerza la visibilidad de muchos artistas visuales contemporáneos portugueses, como los ya nombrados Filipa César, Miguel Palma y João Louro, así como Daniel Blaufuks, que presentó en la galería la exposición ‘Viagens com a Minha Tia’ en 2009, o João Tabarra, responsable a su vez de la reciente instalación ‘4.56.20’ (2016).

De lo local a lo global, la galería mantiene también una buena relación con los artistas gallegos: el volumen incluye, en este sentido, material de la exposición ‘A Double Inmobility’ de Lois Patiño, quien invitó a su vez a Carla Andrade a exponer simultáneamente sus trabajos entre diciembre de 2014 y enero de 2015. Las texturas hipnóticas de La Imagen Arde (Lois Patiño, 2013), por ejemplo, iluminaron así las mismas paredes de granito que acogieron antes y después a tantos otros artistas, de Christophe Girardet y Matthias Müller en 2005 hasta João Tabarra en 2016. Una década da sin duda para mucho, para desbordar de imágenes, de ideas y de emociones las páginas de este libro. Laboratório Cinemático. Solar, 10 Años es, por lo tanto, una obra notable para leer, para ver y sobre todo para consultar, para volver una y otra vez sobre ella, como quien vuelve, en la distancia, a visitar esta misma galería.

33 Capa Solar, 10 AnosLaboratório Cinemático. Solar, 10 Anos

Nuno Rodrigues & Daniel Ribas (eds.)

Editorial: Curtas Metragens CRL

– Cooperativa de Produção Cultural

Páginas: 228

Share SHARE

Comments

comments

Deixa o teu comentario