PELA DEL ÁLAMO: “QUEREMOS CRECER EN CALIDAD, NO EN CANTIDAD”

pelacurtocircuito

Por tercer año consecutivo, Pela del Álamo se pone a los mandos del Festival Internacional de Cine Curtocircuito. La ciudad compostelana se llenará de actividades y películas durante una semana que irá del 6 al 11 de octubre y cuyos platos fuertes serán la visita de los directores Aki Kaurismäki y Jørgen Leth.

Décimosegunda edición de Curtocircuíto, la tercera contigo como director. ¿Es ésta la edición más potente del festival?

Yo llegué a Curtocircuíto hace tres años y desde el primer momento dije que mi proyecto para este festival era a medio-largo plazo. Éste es el primer año en el que puedo decir que Curtocircuito se parece a la idea de festival que tengo en la cabeza. Para consolidar un proyecto como éste hace falta tiempo porque hay que extender una red, unos procedimientos, generar unos intereses y unas expectativas para que las cosas empiecen a ocurrir. Y una vez que uno va proponiendo cosas luego a su vez está el retorno esencial, que es el público. Si tenemos público podemos ofrecer cosas importantes, porque al final lo importante es que haya quien consuma esa propuesta. Y Santiago, por la ciudad que es, tiene un gran potencial. Pero está en nosotros saber traer ese público y, refrendados por las salas llenas, por unos conciertos llenos, podremos seguir proponiendo cosas y creciendo. No creciendo en tamaño. A mi no me interesa tanto crecer en tamaño, aunque sí que ha habido un pequeño cambio del año anterior a éste. La idea es ir creciendo en calidad. No somos un festival que tengamos un millón de euros de presupuesto. Entonces lo que tenemos que hacer es exprimir lo máximo posible los alrededor de 140.000 que tenemos. No es un gran presupuesto pero, dados los tiempos que corren, bien gestionados es suficiente para traer a la ciudad cosas importantes.

Crecer en calidad y no cantidad. ¿Os planteais ampliar las actividades más allá de vuestro calendario habitual?

Curtocircuíto tiene que ser un festival compacto y muy muy intenso. Ese es mi modelo de festival a día de hoy. Dentro de diez años, si yo sigo aquí, ya veremos si la ciudad o el festival necesita otro modelo. El festival tiene que crecer siempre pensando en la ciudad. Lo primero que tenemos que conseguir no es ni aumentar sedes, ni aumentar la programación, ni aumentar las películas a concurso; lo que tenemos que intentar es tener programación todo el año: eso es lo interesante para la ciudad, que Curtocircuíto, no solo en sus sedes habituales, sino en los centros socioculturales, en espacios multiusos, pueda ofrecer a la ciudad programación cinematográfica de calidad. Y siempre buscando sinergias y colaboraciones con las iniciativas privadas que hay en la ciudad como NUMAX, Unitaria, etc.

En el pasado habeis colaborado con Play-Doc, con el Cineclube de Compostela, con el colectivo LGBT, este año estais hermanados con WOSINC… Seguís creciendo pero no cerrais las puertas a otros.

Hay formas y formas de crecer. Nosotros no queremos abarcar un montón de sedes y empezar la casa por el tejado. Lo que hay que hacer es crecer de forma sostenible, y la mejor forma de crecer es que tus cimientos no estén soportados solo por ti, sino por todas esas asociaciones e iniciativas que mencionaba hace un momento a base de retroalimentarse. Esa retroalimentación genera una expansión y hace que el festival llegue a más lugares de la ciudad. Pero no empujamos solo nosotros el carro. Lo empujan el equipo del festival, el equipo del Concello y los equipos de cada una de estas iniciativas. Esa es la forma de hacer ciudad, y eso es lo que yo quiero para Curtocircuíto: ir creciendo e ir colaborando con cada vez más agentes culturales de la ciudad. Además, creo que todavía nos quedan muchas cosas por inventar y tenemos que seguir trabajando en esa dirección: crecimiento sostenible.

Otra de las señas de Curtocircuíto es su programación dirigida a un público infantil. ¿Intentais llenar ese hueco de docencia audiovisual que escasea en la educación?

Como festival público que somos tenemos que ofrecer programación para todos los rangos de edad. Por eso está la sección ‘Criaturas’, donde vienen todos los colegios públicos interesados y les ofrecemos programación semanal. Pero además de eso, nosotros tenemos una labor y una necesidad de formar públicos. Talleres como el de Unitaria son pequeños granos de arena que suman en esa dirección y, la verdad, es que hay pocas cosas más agradecidas en el festival que ver a los niños viendo películas, o mejor todavía, haciéndolas.

Quizás, además de escasear esa formación audiovisual en la educación, falte vocación de crear nuevos cinéfilos.

Nosotros una de las cosas que queremos hacer es colaborar con todo lo que reme en la misma dirección que nosotros: tenemos que sumar fuerzas. En ese sentido, no solo trabajamos con los más pequeños, sino que también trabajamos con adolescentes y con la universidad. En relación a los adolescentes, tenemos la sección ‘Teenage Riot’, cuyo nombre es un tributo a la canción de Sonic Youth, que apuesta por ofrecer a los jóvenes películas con unos valores que les inviten a tener un pensamiento propio y a darse cuenta de que en la vida y en el mundo hay otros caminos posibles más allá de convenciones. Esta sección tiene esa intención: despertar, humildemente, conciencias o, al menos, curiosidad para que no seamos todos clones.

Escasea la formación audiovisual en un mundo en el que todo nos entra por los ojos. Por ello, queremos agradecer y poner en valor a todos eses docentes que sí utilizan el audiovisual como una herramienta de trabajo para el aprendizaje y conocimiento. Por eso este año hemos formalizado una sección llamada ‘Canteiras’. Un espacio para que los distintos institutos de Galicia en los que hay esa vocación audiovisual puedan presentar sus trabajos audiovisuales. Este año contaremos con el Instituto de Ensino Secundario de Celanova, que ha hecho una pieza maravillosa titulada Buscando a Bill Viola. Alumnos de secundaria se han puesto en contacto con uno de los artistas internacionales más importantes de la videocreación como es Bill Viola y le han hecho este tributo. Se va a presentar en Curtocircuíto y eso es una gran noticia. Nosotros queremos seguir trabajando en esa línea y comprometernos con la sección ‘Canteiras’ a que otros institutos puedan exhibir sus obras.

10646721_868086466537941_6575445513043003404_n

“Hay pocas cosas más agradecidas en el festival que ver a los niños viendo películas, o mejor todavía, haciéndolas”.

Entrando ya en las películas que formarán parte del festival, ¿qué títulos o directores se pueden ir destacando?

Este año en las secciones competitivas, tanto en oficial como en Planeta GZ, vamos a tener sorpresas muy muy chulas. Hay un gran descubrimiento que no lo hemos hecho nosotros, ya se presentó en Galicia en el (S8) Mostra de Cinema Periférico, pero para Santiago si que será un estreno. Es una cineasta, que además es compostelana, no muy conocida por aquí, que es Helena Girón con una pieza increíble que se titula “Sin Dios ni Santa María”. Es un corto experimental fabuloso, para mi es uno de mis grandes amores de esta edición 2015 en lo que se refiere a cineastas gallegos. También tendremos a cineastas como Lois Patiño, aunque no voy a desvelar aún en que sección. Y luego, en internacional, habrá cosas muy potentes como Deborah Stratman, Jennifer Reeder, Mike Hoolboom, al que el año pasado le dedicábamos una retrospectiva, Ben Russell y otros cineastas de primer nivel mundial. También tendremos al ganador de Cannes de este año a mejor cortometraje, Ely Dagher, también uno de los ganadores de Locarno… Creo que la selección, y está mal que yo lo diga, tiene un nivel excelente.

Todos los años escogeis un director al que descubrir al público, ¿quién ocupa éste año la sección Púlsar?

Este año se le dedica a João Salaviza que es uno de los directores portugueses emergentes, y ya no tan emergentes, más destacados. Además creemos que es un Púlsar perfecto porque nosotros lo que queremos es traer, descubrir un cineasta joven cuya cinematografía sea ya rigurosa, única, particular… que haya mostrado ese recorrido sólido y que esté a punto de eclosionar. En el caso de Salaviza es perfecto porque ahora mismo, mientras estamos teniendo esta entrevista, el está estrenando en el Festival de Venecia su primer largometraje, Montaña, lo cual, teniendo en cuenta que nosotros lo elegimos en el mes de marzo quiere decir que apuntamos bien. Para nosotros es un honor enseñar su trabajo aquí en Compostela.

Sin duda, el plato fuerte del festival es la visita de Aki Kaurismäki. ¿Que os llevó a pensar en él?

Nosotros pensamos en Kaurismäki hace un año y pico en un paseo por Portugal, y creímos que sería bonito tenerle con nosotros. Empezamos a hacer las gestiones con Rodrigo Areias, que es un productor portugués, compañero nuestro, que produjo el film O Tasqueiro de Kaurismäki. Él nos empezó a facilitar las cosas y fuimos a visitar a Aki a Portugal. Él estaba dispuesto, siempre un poco escéptico, porque no se fía ni de su sombra, pero mostró buena disposición y percibimos el gran compromiso que tiene con los festivales que arriesgan y que asumen propuestas fuera de lo que es el mainstream. Creo que eso fue lo que le convenció: nuestro amor por el cine y nuestra apuesta por la contemporaniedad. A partir de ahí, se fueron hablando las cosas poco a poco. Luego el apareció en la inauguración de NUMAX, lo cual para nosotros fue una gran alegría porque facilitó y reforzó ese contacto con Santiago. Desde ahí todo ha ido rodado. Su visita es para nosotros un hito y es un lujo poder presentar su obra de forma pública en esta edición. El tema es a ver como superamos en el proyecto para el próximo año… Aunque ya estamos planeando algo.

¿Qué estais planeando?

Es muy difícil que ocurra, algo haremos. Tenemos un contacto directo y hay que trabajar duro.

Traeis a Kaurismäki pero no para exhibir su obra más conocida.

Por un lado tenemos una selección de films que Aki quiere mostrar porque la forma en la que dialogan entre ellas para él es muy interesante en relación a la idea que él tiene del cine. Tenemos desde John Huston a su ayudante de dirección, Chiller Charmant, y otras más. Todas estas películas no tienen absolutamente nada que ver entre ellas y estamos deseosos de que Aki nos explique porque estas cuatro películas están conectadas. [ríe] No tengo ni idea de que va a contar o de qué puede pasar.

Por otro lado, su obra aquí en Santiago es conocida y accesible, de ahí que descartásemos la idea de hacer una retrospectiva sobre sus largometrajes. Sin embargo, está esta otra obra, casi desconocida para el gran público, y que tiene que ver con la parte más gamberra y más desenfadada de Kaurismäki, y el rol de Curtocircuito es redescubrir estas piezas. Es fantástico y el está muy entusiasmado por la idea. Además después tendremos un encuentro con el público y estamos seguros de que será genial porque además Aki habla portugués perfectamente y eso va a generar una cercanía y un calor muy interesante.

Jørgen Leth ocupará la Retrospectiva de éste año. Siendo un director no muy conocido su elección es arriesgada.

La decisión de traer a Jørgen Leth es una decisión personal. Yo siempre pensé que nos diría que no. El año pasado lo invitamos pero no tenía disponibilidad y me dijo “Call me next year”. Le tomé la palabra y este año le escribí. Él es uno de mis grandes referentes cinematográficos y, de un día para otro, estábamos intercambiándonos mails de ciclismo, de Eddy Merckx, de Indurain, de Laudrup y de Santiago, ciudad de la que tiene un bonito recuerdo porque tenía un gran amigo viviendo aquí. Es un lujo tenerlo este año con nosotros, quizá no sea tan conocido como Kaurismäki, pero es uno de los grandes del cine contemporáneo y Lars Von Trier le venera, de hecho protagonizan The Five Obstructions. Confío y espero que el público de Compostela no se deje engañar por la comparación entre nombres y venga a ver a Jørgen Leth porque es excepcional.

Kaurismäki y Leth en Santiago… quizá sea esto el inicio de un “Casco Histórico” en Compostela…

[ríe] ¡Ojalá!

Jorgenleth

“Es un lujo tener este año a Jørgen Leth con nosotros”

Otro gran director que se une al festival, en este caso como docente, es Oliver Laxe.

Cuando supe que Oliver tenía la intención de volver a Galicia, después de estos años trabajando y viviendo otra vida en Marruecos, me pareció bonito y necesario contextualizar su vuelta de alguna forma en Curtocircuíto. Para mi, Oliver supone un antes y después en la cinematografía gallega. Claramente es uno de directores más talentosos que ha dado Galicia y probablemente uno de los que tenga mayor futuro. Sé que Las Mimosas es un nuevo paso en su apuesta cinematográfica y contar con él antes del estreno de la película es una maravilla. Sobre todo porque Oliver es de esos cinestas que disfruta enseñando y transmite una pasión y una conexión con el cine que no percibes en muchos otros cineastas. Es algo bastante especial. Tiene una energía en la docencia similar a la de Guerín. Más allá de gustos cinematográficos y comparaciones, son dos directores que cuando enseñan transmiten mucho amor por el cine.

Además de este taller, ¿cuales serán las otras actividades del festival.

Habrá una mesa, que creo que es muy interesante y necesaria, sobre todo con el caos que hay montado en Internet sobre cómo distribuír tus películas, que se titulará ‘Modelos de distribución: convergencias en Internet’. Contaremos con las plataformas más importantes de Europa como son DocAlliance, que es la plataforma de cine documental VOD más importante y que está apoyada por festivales como CPX:DOC o Visions du Réel, FestivalScope, que es la plataforma de referencia en todo el mundo, a Agência da Curta Metragem Portuguesa y un cuarto participante aún sin confirmar. La mesa la moderará María Yañez que es una experta y es de la casa, y para nosotros es una maravilla contar con alguien cercano que tenga esa capacidad para moderar una mesa muy interesante. Además estarán los talleres con Unitaria: uno para niños y otro más especializado para técnicos de vídeo sobre VideoMix en directo.

Luego están las presentaciones, que para nosotros es muy importante que Curtocircuito esté atento a las novedades del sector cinematográfico y que seamos un espacio para darles visibilidad. Tendremos la colaboración de festivales como FilmMadrid, Tabacalera, Filmoteca Vasca, el nuevo festival que se va a hacer en Pontevedra que se llamará Novos Cinemas, co-dirigido por el cineasta Ángel Santos. Y luego iniciativas formativas como son la ya mencionada Unitaria y La Plantación, que es el trabajo de Lisa. Ella sola, desde Ourense, está convocando a gente como Ricardo Cases, Jon Cazenave, Jose Luís Guerín, Javier Rebollo, haciendo una labor encomiable en lo que se refiere a la formación. Y a ella queremos darle, también, un espacio en Curtocircuíto porque cuando personas como ella, solas, generan espacios como La Plantación lo mínimo que podemos hacer es ayudar a darles visibilidad.

Es tu tercera edición al cargo y el listón está bien alto. ¿No tienes miedo?

Creo que este año van a salir bien las cosas porque tengo un equipo conmigo fabuloso en el que confío con los ojos cerrados, y eso me da una tranquilidad enorme, y además cuento con el apoyo absoluto del Concello, lo cual es algo nuevo e importante en este año. Y en cualquier caso tengo miedo, respeto por no defraudar en próximos proyectos a la ciudad. Obviamente ese miedo se convierte en un reto y hace que nos esforcemos mucho más y que seamos conscientes de que, si este año hemos llegado hasta aquí, el año que viene podemos llegar al mismo nivel. No se trata de superarnos constantemente, sino de mantenernos.

Hablas del apoyo del Concello. Este panorama de cambio político que parece empezar a dibujarse, ¿crees que hará que cambien las cosas en cuanto a la situación del audiovisual?

Ahora mismo, el supuesto cambio de paradigma político es muy interesante. Yo soy escéptico por naturaleza, pero desde luego reconozco que la energía, los apoyos y la complicidad recibidas en el último mes, mes y medio, son nuevas, son ilusionantes y son sinceras. Ahora sí compartimos con el Concello una visión de lo que tiene que ser Curtocircuíto y, espero y deseo, que ésto traiga cambios en el panorama cultural de la ciudad. También soy consciente de que, igual que Curtocircuíto es un proyecto a medio plazo, la acción política y cultural también son proyectos a medio-largo plazo y sé que van a pasar un par de años hasta que se puedan consolidar estas nuevas políticas. Pero creo que hay que confiar en el cambio.

Y, para acabar, el nombre de ese invitado misterioso para el año…

[ríe] No… es muy difícil que ocurra. Lo que pasa es que hay un camino directo y ese camino directo está invitado este año, no va a hacer nada en el festival pero está invitado. Y ya veremos que pasa. Es complicado, es complicado… pero hay que intentarlo. Hay otra vía, más o menos directa… [pausa] de hecho se me está ocurriendo una idea… ¡Hostia la idea que acabo de tener!

Share SHARE

Comments

comments

Deixa o teu comentario